Actitud de Vencedor

Por John Maxwell
Qué es la Actitud
El equipo de básketbol de la escuela secundaria en el que jugaba no estaba logrando una buena temporada, así que un día el entrenador tuvo una de esas reuniones con el equipo en la que todos los jugadores estaban en silencio y escuchando. Él insistía continuamente en la relación que hay entre la actitud del equipo y el registro de victorias y derrotas. Todavía puedo oír sus palabras: «Muchachos, sus capacidades dicen “ganen”, pero sus actitudes dicen “pierdan”».
Los padres son convocados a la escuela para hablar acerca de su hijo. ¿El asunto? Timmy, alumno de quinto grado, ha decaído en las calificaciones y está causando serios problemas entre sus compañeros. Las pruebas de actitud demuestran que es intelectualmente capaz, sin embargo fracasa de manera miserable. El maestro opina que tiene una «mala actitud».
El cuerpo pastoral se reúne para tratar el caso de una miembro de la congregación. En la discusión se oye constantemente la frase: «Tiene una actitud “terrible”».
Difícilmente pasa un día sin que la palabra «actitud» entre en una conversación. Se la menciona como motivo de queja o de cumplido. Podría significar la diferencia entre una promoción o una remoción. Algunas veces la sentimos, otras la vemos. Sin embargo, es difícil explicarla.
La actitud es un sentimiento interior expresado en la conducta. Es por eso que a la actitud se la ve sin decir una sola palabra. ¿No hemos visto la cara hundida del malhumorado, o la mandíbula saliente del decidido? De todas las cosas que usamos, nuestra expresión es la más importante.
Mi hija Elizabeth ha traído mucha alegría a la familia, sin embargo su personalidad tiende a veces a ser melancólica. Cuando se siente así, su cara no expresa felicidad. Mi esposa Margaret le compró una estatuilla que dice: «Pon una cara feliz». Es un recordatorio de que nuestras expresiones reflejan nuestros sentimientos interiores.
A veces la actitud puede simularse exteriormente engañando a los demás. Pero por lo general este fingimiento no dura mucho. La actitud siempre trata de aflorar.
Mi padre disfruta contando la historia del niño de cuatro años a quien le dio una rabieta. Después de reprenderle su madre le dijo: «Hijo, ¡ve a esa silla y siéntate, ahora mismo!» El pequeño fue a la silla, se sentó y dijo: «Mamá, estoy sentado en la silla por fuera, pero estoy de pie por dentro».
El sicólogo y filósofo James Allen, dice: «Una persona no puede viajar interiormente y permanecer quieta exteriormente». Pronto, lo que sucede dentro de nosotros afectará a lo que sucede afuera. Una actitud dura es una enfermedad terrible. Produce una mente cerrada y un futuro oscuro. Cuando la actitud es positiva y conduce al crecimiento, la mente se expande y comienza el progreso.
¿Qué es una actitud?
Es el mejor de nuestros verdaderos yoes.
Sus raíces son internas pero su fruto es externo.
Es nuestra mejor amiga o nuestra peor enemiga.
Es más honesta y más consecuente que nuestras palabras.
Es una apariencia exterior basada en nuestras experiencias pasadas.
Es algo que atrae o repele a la gente de nosotros.
No está satisfecha hasta que no se expresa.
Es la bibliotecaria de nuestro pasado.
Es la que habla de nuestro presente.
Es la profeta de nuestro futuro.
Aplicación de actitud
Seleccione un amigo y evalúe su actitud. A continuación escriba varias palabras que lo describan. ¿Cuál es el indicador del comportamiento resultante de esa actitud? Ahora, haga lo mismo con usted.

2. La importancia de la Actitud
Para algunos, la actitud es una dificultad para todo; para otros, es una oportunidad en todas las dificultades. Algunos ascienden con una actitud positiva, mientras otros caen con una perspectiva negativa. El mismo hecho que la actitud obra favorablemente en algunos, mientras desbarata a otros, es lo suficientemente significativo como para que exploremos su importancia. Estudiar las afirmaciones que tenemos a continuación nos aclarará esta verdad.
A. La Actitud Determina Nuestro Enfoque de la Vida
La historia de dos baldes subraya esta verdad. Uno era optimista y el otro era pesimista.
«No hay una vida tan desilusionante como la mía», dijo el balde vacío mientras se aproximaba al pozo. «Siempre me alejo del pozo lleno pero regreso a él vacío».
«Nunca ha habido una vida tan feliz como la mía», dijo el balde lleno cuando se alejaba del pozo. «Siempre vengo al pozo vacío, pero me voy de él lleno».
Nuestra actitud nos dice lo que esperamos de la vida. Si nuestra «nariz» apunta hacia arriba, estamos ascendiendo; si apunta hacia abajo podemos estrellarnos.
Una buena manera para probar nuestra actitud es respondiendo a la pregunta: «¿Siento que el mundo me trata bien?» Si su actitud hacia el mundo es excelente, usted recibirá resultados excelentes. Si su actitud hacia el mundo es regular, la respuesta del mundo será regular. Si se siente mal con el mundo, le parecerá que recibe una reacción negativa de la vida. Mire a su alrededor. Analice la conversación de la gente que vive infeliz y sin realización. Les oirá protestar contra una sociedad que, según ellos, solamente les da una vida de problemas, miseria y mala suerte. Muchas veces han construido la cárcel del descontento con sus propias manos.
Adoptar una actitud buena y saludable hacia la vida no afecta tanto a la sociedad como nos afecta a nosotros. El cambio no viene de otros, viene de nosotros.
Somos individualmente responsables por la visión que tengamos de la vida. La Biblia dice: «Todo lo que el hombre sembrare, eso también segará». Nuestra actitud y nuestra acción hacia la vida determinan lo que nos sucede.
Sería imposible calcular el número de empleos que hemos perdido, la cantidad de promociones no logradas, el número de ventas no realizadas y la cantidad de matrimonios arruinados por nuestras actitudes pobres. A diario somos testigos de empleos que aunque se conservan son odiados, y de matrimonios que aunque se toleran son infelices, todo eso porque las personas esperan en otros o en el mundo para cambiar, en vez de comprender que ellas son las únicas responsables por su conducta.
B. La Actitud Determina la Relación con la Gente.
En el liderazgo de relación entran 3 componentes:
Relación hasta el punto del reconocimiento instantáneo (Él llama a sus ovejas por su nombre);
Relación establecida sobre la base de la confianza (Sus ovejas oyen su voz y vienen a Él);
Liderazgo demostrado con el ejemplo (Él va adelante y ellas lo siguen).
Sin embargo, establecer tal relación es difícil. A veces las personas nos producen frustración, se aparecen en el lugar equivocado, en el tiempo equivocado, por la razón equivocada. Siempre son interesantes pero no siempre son agradables. No siempre son previsibles porque tienen sus propias mentes. No pueden trabajar con las personas, ni pueden hacerlo sin ellas. Esa es la razón por la que es esencial establecer relaciones adecuadas con los demás en nuestro atestado mundo.
El Stanford Research Institute dice que el dinero que usted gana en cualquier empresa está determinado únicamente por el 12, 5% del conocimiento y el 87, 5% de su habilidad para tratar con la gente.
Por eso Teddy Roosevelt dijo: «El ingrediente más importante en la fórmula del éxito es saber cómo trabajar con la gente».
«Pagaría más por la habilidad de tratar con la gente que por cualquier otra habilidad bajo el sol», afirmó John D. Rockefeller.
Cuando le preguntaron a J. Paul Getty cuál era la cualidad más importante de un ejecutivo con éxito, replicó: «No importa cuánto conocimiento o experiencia posea un ejecutivo; si no puede lograr resultados con la gente, es inútil como ejecutivo».
Cuando la actitud que poseamos coloque a los otros primero y veamos a las personas como algo importante, entonces nuestra perspectiva reflejará su punto de vista, no el nuestro.
Hace unos años manejaba por el sur y me detuve en una estación de servicio para poner gasolina. Era un día lluvioso, pero los empleados de la gasolinera trataban de atender a los clientes con eficiencia. Me impresionó este tratamiento de primera clase y entendí la razón cuando leí el rótulo en la puerta principal:
Por Qué se Pierden Clientes:
1% Se mueren
3% Se mudan
5% Consiguen otros amigos
9% Por razones competitivas (precio)
14% No están satisfechos con el producto
68% ¡Por la actitud de indiferencia de algunos empleados!
En otras palabras, el 68% se va porque los empleados no tienen una mente orientada al cliente funcionando en ellos.
Aplicación de actitud
Tarea: Durante una semana trate a toda persona que conozca, sin excepción, como la más importante sobre la tierra. Descubrirá que ella le trata a usted de la misma manera.

20 Consejos para vivir mejor

Todos necesitamos de un consejo oportuno, y cuando viene de personas sabias, ese consejo puede cambiar el rumbo de tu vida.
Consejo N0.1.  Camina de 10 a 30 min. todos los días. Mientras  camina, sonríe.
El te ha declarado, oh hombre, lo que es bueno. ¿Y qué es lo que demanda el SEÑOR de ti, sino sólo practicar la justicia, amar la misericordia, y caminar humildemente con tu Dios?  Miqueas 6:8.
Consejo N0.2.  Siéntate en silencio por lo menos 10 min. cada día. Enciérrate si es necesario.
Bueno es esperar en silencio la salvación del SEÑOR.  LAMENTACIONES 3:26
Confía callado en el Señor y espérale con paciencia; no te irrites a causa del que prospera en su camino, por el hombre que lleva a cabo sus intrigas.
Consejo N0.3.  Escucha buena música todos los días, es auténtico alimento para el espíritu.
Salmos 37:7.
Aleluya! Porque bueno es cantar alabanzas a nuestro Dios, porque agradable y apropiada es la alabanza.
Salmos 147:1.
Consejo N0. 4.  Al levantarte en la mañana di lo siguiente…?Mi propósito hoy es ______________.
Tú conoces mi sentarme y mi levantarme; desde lejos comprendes mis pensamientos.  Salmos 139:2.
Consejo N0. 5.  Vive con las 3 E’s…Energía, entusiasmo y  empatía.
En cuanto a vuestra anterior manera de vivir despojaos del viejo hombre, que se corrompe según los deseos engañosos,  Efesios 4:22.
Pero ahora desechad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, maledicencia, lenguaje soez de vuestra boca.  Colosenses 3:8.
Consejo No 6.  Juega más juegos que el año pasado.
“Aunque el hombre viva dos veces mil años, pero no disfruta de cosas buenas, ¿no van todos al mismo lugar?”  Eclesiastés 6:6.
Consejo No 7.  Lee más libros que el año pasado.
Bienaventurado el que lee y los que oyen las palabras de la profecía y guardan las cosas que están escritas en ella, porque el tiempo está cerca.
Apocalipsis 1:3.
Consejo No 8.  Mira al cielo al menos una vez al día, date cuenta de la majestuosidad del mundo que te rodea.
Porque así dice el SEÑOR que creó los cielos (El es el Dios que formó la tierra y la hizo, El la estableció y no la hizo un lugar desolado, sino que la formó para ser habitada): Yo soy el SEÑOR y no hay ningún otro.  Isaías 45:18.
Consejo No 9.  Sueña más mientras estás despiert@.
Anhela mi alma, y aun desea con ansias los atrios del SEÑOR; mi corazón y mi carne cantan con gozo al Dios vivo.  Salmos 84:2.
Consejo No 10.  Come más alimentos que crezcan en los árboles y en las plantas y menos alimentos que sean manufacturados en?plantas industriales o que requieran un sacrificio.
He aquí que yo le hago subir sanidad y medicina; y los curaré, y les revelaré abundancia de paz y de verdad. Jeremías 33:6.
Amado, ruego que seas prosperado en todo así como prospera tu alma, y que tengas buena salud..  3 Juan 1:2.
Consejo No 11.   Come arándanos y nueces. Toma té verde, mucha agua y una copa de vino al día (asegúrate de brindar con ella por algo hermoso de lo mucho que hay en tu vida y, de ser posible, hazlo en compañía de quien amas).
He aquí lo que yo he visto que es bueno y conveniente: comer, beber y gozarse uno de todo el trabajo en que se afana bajo el sol en los contados días de la vida que Dios le ha dado; porque ésta es su recompensa.  Eclesiastés 1:18.
Consejo No 12.  Trata de hacer reír a por lo menos 3 personas cada  día.
Nadie busque su propio bien, sino el de su prójimo.  1 Corintios 10:24.
Consejo No 13.  Elimina el desorden de tu casa, tu auto y tu  escritorio y deja que nueva energía fluya en tu vida.
Pero que todo se haga decentemente y con orden. 1 Corintios 14:40.
Con toda diligencia guarda tu corazón, porque de él brotan los manantiales de la vida.  Proverbios 4:23.
Consejo No 14.  No gastes tu precioso tiempo en chismes, cosas del  pasado, pensamientos negativos o cosas fuera de tu control.  Mejor invierte tu energía en lo positivo del presente.
ANDAD SABIAMENTE PARA CON LOS DE AFUERA, APROVECHANDO BIEN EL TIEMPO.  COLOSENSES 4:45.
Consejo No 15.  Date cuenta que la vida es una escuela y tú estás  aquí para aprender. Los problemas son lecciones que van y vienen, lo que aprendes de estos es para toda la vida.
Y después de que hayáis sufrido un poco de tiempo, el Dios de toda gracia, que os llamó a su gloria eterna en Cristo, El mismo os perfeccionará, afirmará, fortalecerá y establecerá.  1 Pedro 5:10.
Consejo No 16. Desayuna como rey, come como príncipe y cena como mendigo.
Los alimentos son para el estómago y el estómago para los alimentos, pero Dios destruirá a los dos. Sin embargo, el cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor, y el Señor es para el cuerpo.  1 Corintios 6:13.
¿O no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, que está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?  1 Corointios 6:19.
Consejo No 17.  Sonríe y ríe más.
Entonces nuestra boca se llenó de risa, y nuestra lengua de gritos de alegría; entonces dijeron entre las naciones: Grandes cosas ha hecho el SEÑOR con ellos.
Salmos 126:2.
Consejo No 18.   No dejes pasar la oportunidad de abrazar a quien aprecias.
Sed afectuosos unos con otros con amor fraternal; con honra, daos preferencia unos a otros; Romanos 12:10.
Consejo No 19.  La vida es muy corta como para desperdiciar el tiempo  odiando a alguien.
Antes bien, amad a vuestros enemigos, y haced bien, y prestad no esperando nada a cambio, y vuestra recompensa será grande, y seréis hijos del Altísimo; porque El es bondadoso para con los ingratos y perversos.  Lucas 6:35.
Aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.  Efesios 5:16.
Consejo No 20.  No descuides el don que tienes.
Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios. .  1 Pedro 4:10.
Ten cuidado de ti mismo y de la enseñanza; persevera en estas cosas, porque haciéndolo asegurarás la salvación tanto para ti mismo como para los que te escuchan.  1 Timoteo 4:16.
Dios te bendiga,
Tu hermana y amiga,
Alva Vargas de Contreras.
www.alvadecontreras.com

Disfruta Tu Café

Un grupo de profesionales, todos triunfadores en sus respectivas carreras, se juntó para visitar a su antiguo profesor.
Pronto la charla devino en quejas acerca del interminable ‘stress’ que les producía el trabajo y la vida en general.
El profesor les ofreció café, fue a la cocina y pronto regresó con una cafetera grande y una selección de tazas de lo más selecta: de porcelana, plástico, vidrio, cristal -unas sencillas y baratas, otras decoradas, unas caras, otras realmente exquisitas…
Tranquilamente les dijo que escogieran una taza y se sirvieran un poco del café recién preparado.
Cuando lo hubieron hecho, el viejo maestro se aclaró la garganta y con mucha calma y paciencia se dirigió al grupo:
Sé habrán dado cuenta de que todas las tazas que lucían bonitas se terminaron primero y quedaron pocas de las más sencillas y baratas; lo que es natural, ya que cada quien prefiere lo mejor para sí mismo.
Esa es realmente la causa de muchos de sus problemas relativos al “stress.”
Continuó: “Les aseguro que la taza no le añadió calidad al café. En verdad la taza solamente disfraza o reviste lo que bebemos”.
Lo que ustedes querían era el café, no la taza, pero instintivamente buscaron las mejores. Después se pusieron a mirar las tazas de los demás.
Ahora piensen en esto: La vida es el café. Los trabajos, el dinero, la posición social, etc. son meras tazas, que le dan forma y soporte a la vida y el tipo de taza que tengamos no define ni cambia realmente la calidad de vida que llevemos. A menudo, por concentrarnos sólo en la taza dejamos de disfrutar el café.
¡Disfruten su café! La gente más feliz no es la que tiene lo mejor de todo sino la que hace lo mejor con lo que tiene; así pues, recuérdenlo:
* Vivan de manera sencilla.
* Tengan paz.
* Amen y actúen generosamente.
* Sean solidarios y solícitos.
* Hablen con amabilidad.
El resto déjenselo a Dios. y recuerden que: la persona más rica no es la que tiene más sino la que necesita menos …..
DISFRUTA TU CAFÉ
“Por nada estéis angustiados, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.” Filipenses 4:6

El exito es acción

Los necios, con todos sus otros pensamientos, también tienen este: siempre se están preparando para vivir, pero nunca viven.
Nuestro éxito comenzará cuando comencemos a trabajar por él. Para alcanzar nuestras metas o lograr el éxito, no necesitamos tener todas las respuestas por adelantado.
Sólo necesitamos tener una idea clara de cuál es nuestra meta.
No demos vueltas sin sentido al enfrentar un problema difícil. Dividamos nuestros problemas en pedacitos y enfrentémoslos uno a la vez.
Desarrollemos tendencias hacia la acción. Podemos hacer que las cosas pasen ahora.
Dividamos nuestro gran plan en pequeños pasos y tomemos ese primer paso de una vez. Todos los que llegaron a donde están, tuvieron que comenzar donde alguna vez estuvieron.
Nuestra gran oportunidad está donde estamos ahora mismo. Una travesía de mil millas comienza con un primer paso… démoslo.
Sigo avanzando hacia la meta para ganar el premio que Dios ofrece mediante su llamamiento celestial en Cristo Jesús. Efesios 3:14

¿Qué es lo que Realmente Quieres?

“Si sabes que quieres lo obtendrás o si no sabes que quieres cualquier cosa puedes tener, es tu elección”  Pedro Sifontes
Una de las preguntas que les hago a la mayoría de las personas que me escriben buscando consejo es la mencionada arriba. Todos esperan que les diga lo que tienen que hacer, pero a mi me encanta responder con preguntas y cuando hago esa pregunta lo que busco es que la persona se plantee y replantee su opinión y sus sentimientos y emociones a lo que está pasando. Esta pregunta poderosa “¿Qué es lo que realmente quieres?” te permite pensar, y también sentir.
Es probable que estés preocupado por tu futuro, que estés todo lleno de incertidumbre y comienzes a dudar de ti mismo y hasta de Dios. Son esas situaciones que no aguantas y donde empiezas a buscar responsables de tu estado anímico, y dices es que mi conyugue, mi mamá, mi papá, mi jefe, mi hermano, mi perro, dijo, hizo, no dijo, no hizo. A veces es mas fácil responsabilizar a otro y caer en el síndrome del “pobrecito yo” que comenzar a ver que es lo que me esta faltando para lograr la vida que tanto anhelo.
¿Qué es lo que realmente quieres? Es una pregunta que me hago en el presente y me lleva al futuro. Cuando tú sabes lo que quieres de la vida, de tu pareja, de otros vas a poder alcanzar lo que andas buscando, sino lo sabes nunca podrás esperar. Muchos sabemos lo que no queremos pero no sabemos lo que queremos.
¿Sabes en lo que te quiéres convertir?
¿Sabes lo que quiéres lograr en tu matrimonio? ¿Con tus hijos?
¿Sabes a qué te quieres dedicar?
¿Qué es lo que realmente quieres?
Recuerdan el pasaje donde Jesús le dice a Bartimeo: “¿Qué quieres que te haga? Y él dijo: Señor, que reciba la vista. Jesús le dijo: Recíbela, tu fe te ha salvado. Y luego vio, y le seguía, glorificando a Dios; y todo el pueblo, cuando vio aquello, dio alabanza a Dios.” Puede ver la historia en Marcos 10:46-52??Podemos aprender de Bartimeo que sabía lo que quería, el lo que quería era recobrar la vista. El no se anduvo por las ramas o por las nubes a ver que pasaba, él fue protagonista de su vida. El pidió lo que quería. El pedir es un acto de fe. Nadie pide algo si no cree que lo va a recibir. Si no pides es porque realmente no deseas recibir. Si quieres algo debes pedirlo a Dios primeramente y a confiar que El responderá.
“Para lograr lo que deseas, es necesario primero saber qué quieres.”
Cuenta la historia que alguien encontró una vez una lámpara como la de Aladino y, por las dudas, la frotó. De inmediato apareció el genio y le dijo “¡Pídeme tres deseos, y te los concederé!”. ??El hombre, que no tenía claros sus deseos más importantes, exclamó: “¡Espera un segundo! ¡Dame tiempo! ¡Déjame pensar!”. ??Un segundo más tarde el genio dijo “¡Concedidos!”, y desapareció para siempre, dejándolo con todo el tiempo del mundo para pensar.
Si tú quieres lograr el éxito  en tu matrimonio, en tu hogar, en tus finazas y en tu trabajo es necesario que te contestes a ti mismo: ¿Qué es lo que quiero realmente?
Una vez que sepas con seguridad qué es lo que quieres lograr en la vida estarás cerca de un resultado extraordinario y lo siguiente es pagar el precio para que esto ocurra. Saber lo que usted realmente desea es muy importante porque habrá momentos en que parece que todo en la vida se confabula para arruinar sus metas y sus sueños. Habrá semanas o incluso meses, cuando usted siente que está caminando en un túnel sin salida. Si usted no sabe lo que quiere, entonces no siga caminando porque no llegará. Pero si usted sabe lo que realmente quiere, debe estar dispuesto a pagar el precio para que esto ocurra y así su visión será prosperada.
Hay que esforzarse y ser valiente para lograr el éxito en aquello que escogimos. El esfuerzo tiene que ver con ánimo y requiere disciplina y constancia. Esfuérzate y toma responsabilidad de tu vida y en tu vida.
No te desalientes ante el fracaso o las equivocaciones, se valiente ya que es un tiempo de aprendizaje, de volver a comenzar. No temas a los problemas, no dejes que ellos te paralizen. Tus sueños son los que te llevan a tu futuro. No pienses en la suerte porque ella no te resolverá el problema. Dios espera que nosotros nos esforcemos, hay unas 15 referencias bíblicas para la palabra esforzar y una de mis favoritas está en 1Cronicas 19:13  “¡Ánimo! Luchemos con valor por nuestro pueblo y por las ciudades de nuestro Dios (nuestro matrimonio, nuestras finanzas y por nuestros sueños.) ¡Y que el Señor haga lo que bien le parezca!”
“Todos los hombres tienen temores, pero los valien­tes los olvidan y van adelante, a veces hasta la muerte, pero siempre hasta la victoria.” Lema de la Guardia Real en la antigua Grecia.
¿Te estas esforzando para lograr lo que realmente quieres? ¿Qué es lo que realmente quieres?
Es tiempo de dejar de mirar otros, para mirar dentro de ti y hacerte la pregunta. Estos tiempos difíciles requieren de usted lo mejor y para que salga lo mejor de usted debe decidir que es lo que realmente quiere. Si necesita ayuda no dude en contactarnos.
Hoy es el mejor día para decidir lo que realmente quiere.
En amor y liderazgo,
Pedro Sifontes
Coach Cristiano
www.liderazgocreativo.com

1
Hola, en que podemos ayudarte?
Powered by