En medio del descalabro, la libra intenta mantener la línea

Marzo 12 de 2019. Durante la sesión del martes, en horario a confirmar, el Parlamento británico votará por sí o por no a la propuesta de la líder local, Theresa May, sobre la salida de Reino Unido de la Unión Europea.

El proceso, que estuvo teñido de impresentables episodios, de reuniones inútiles en Bruselas y en cuanto punto de Europa se pudiera imaginar, dirigido por políticos aún más impresentables, que solo han mirado su ombligo y están arrastrando al suicidio en masa a una sociedad que mira casi con indiferencia lo que sucede, está terminando con el mismo grado de sinsentido con el que se inició.

La libra Esterlina es una de las víctimas más visibles. De cotizar cómodamente por encima de 1.5000 durante muchos años, de pronto se ve devaluada, vapuleada, volátil como nunca, y a punto de entrar en un colapso más que previsible si la votación de la fecha fuera negativa. Y si fuera positiva, implicaría no una eliminación de este proceso, sino una salida que algunos gustan decir ordenada, y que en lenguaje coloquial implica que nada cambie, salvo algunos detalles que ni siquiera vienen al caso. O sea, un Brexit a la medida de quienes lo proponen.

Las últimas horas del lunes fueron testigo de un rally de la libra, impulsado por un postrero optimismo derivado de declaraciones de múltiples funcionarios que hablan de reuniones cumbre, de acuerdos de último minuto, de una salida ordenada…

En un mundo al que le sobran líderes populistas y con poder formal pero sin autoridad moral, solo esto quedaba: que una de las principales potencias genere otro descalabro financiero. Para muestra, se puede decir que el rally de la libra del lunes fue seguido por un alza del euro de menor cuantía, y de una caída del yen y del oro; un movimiento de manual, que podría revertirse y producirse en dirección opuesta si la votación elige el más malo de los caminos.

Los informes de todos los días, los que marcan tendencia, poca mella hacen en estas sesiones. Las ventas minoristas de Estados Unidos crecieron a buen ritmo, y este martes los datos de inflación podrían al menos mantener los guarismos de enero. Pero, se sabe, el mercado estará pendiente de la votación en Londres.

Aunque más no sea, los índices bursátiles de Nueva York crecieron en buena forma con estos informes, y se posicionan con buenas perspectivas para el martes.

En este contexto, el dólar se debilita con distinta intensidad en varios frentes. El dólar australiano tomó la delantera el lunes, anticipando como es su costumbre un rally del euro, la libra y el dólar canadiense, que por distintos motivos se vieron beneficiados.

En cambio, el oro cayó ligeramente, y el petróleo se mantuvo sin cambios. Precisamente, la onza de oro podría ser protagonista este martes, si la votación en Londres es negativa, y surge temor en los inversores. Lo mismo cuenta para el yen.

Nos espera, entonces, una sesión americana que quedará en el recuerdo,como las del referéndum de junio de 2016, las elecciones de Estados Unidos de noviembre de ese año, las de Francia en abril de 2017 o la crisis de Grecia, en varias oportunidades, entre otras. En todos estos casos, se trató de acontecimientos que fueron puntos de inflexión para los mercados, que iniciaron tendencias, o agotaron otras. Si esta será una nueva piedra de toque lo sabremos en muy pocas horas.

Claves Financieras del Lunes

ARGENTINA

Marzo 11 de 2019. El Ministerio de Hacienda licitará LETES en dólares y BONCER 2021

Desde las 10hs de hoy y hasta las 15hs de mañana se estará realizando la licitación de Letras del Tesoro en dólares (LETES) a 210 días de plazo, a una tasa nominal anual mínima de 4,50%. Las ofertas solo se podrán hacer en dólares.

Además, el Ministerio de Hacienda anunció la reapertura del Bono del Tesoro Nacional en pesos ajustado por CER 2,50% al 2021 (BONCER 2021). La recepción de ofertas se llevará a cabo desde las 10hs hasta las 15hs del martes 12 de marzo.

El tipo de cambio cedió en la jornada del viernes un 3,1% hasta los $41,20 pesos por dólar en el Mercado Único y Libre de Cambios.

Esto se dio en un contexto en el que el Banco Central (BCRA) decidió tomar medidas para alivianar la volatilidad en el tipo de cambio, llevando de una a dos las subastas diarias de Letras de Liquidez (LELIQ).

En esta ocasión, la tasa promedio ponderada del viernes fue de 57,89%, aumentando 603 puntos básicos, con un efecto monetario contractivo de $18.900mn.

LATAM

La inflación en Chile cerró en 1,7%a/a y 0,1%m/m en febrero

Se publicaron los datos de inflación en Chile, confirmando la presión a la baja en los precios. La inflación se mantuvo sin cambios a nivel intermensual entre enero y febrero, por debajo del consenso de mercado de 0,1%. En consecuencia, la variación interanual bajó 0,1 puntos porcentuales hasta 1,7%.

Por su parte, en Perú, el Banco Central decidió mantener la tasa de interés de referencia en 2,75% para el mes de marzo, en línea con lo esperado por los analistas.

En cuanto a Colombia, el Fondo Monetario Internacional (FMI) subió su pronóstico de crecimiento para 2019 a 3,5% desde 3,3% por un aumento en la demanda interna y recuperación en la inversión.

Esta estimación se ubica por debajo del 3,6% esperado por el gobierno de dicho país. De todas formas, el FMI espera un crecimiento de 3,6% de la economía colombiana para 2020.

El apagón a nivel nacional en Venezuela continúa, acrecentando las tensiones políticas internas. Para hoy está agendada una sesión extraordinaria de la Asamblea Nacional, liderada por su presidente, Juan Guaidó, quien se espera que declare un “estado de emergencia”.

INTERNACIONAL

Powell y la Fed remarcan que “no hay prisa” para cambiar el rango actual de la tasa de interés de referencia

Tras las bajas de la rueda del viernes, los futuros de los principales índices de acciones operan ligeramente al alza previo a la apertura de hoy.

Este relativo apetito por riesgo estaría relacionado a las últimas declaraciones del presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell, quien remarcó que “no hay prisa” por cambiar el nivel actual de las tasas de interés ante una economía global en desaceleración.

El crecimiento del empleo en EEUU sufrió un estancamiento en febrero, al registrarse la adición de 20.000 puestos de trabajo no agrícola creados, en contraste a los 180.000 esperados por el consenso de los analistas. La industria de la construcción fue la que más desaceleración mostró el mes pasado.

El Gobierno de Alemania recortó su proyección de crecimiento económico para este año al 0,8%, lo que representa la segunda revisión a la baja en casi dos meses. Anteriormente en enero el Gobierno había reducido su expectativa inicial de 1,8% al 1%.

El principal factor de riesgo de mediano y largo plazo observado por los inversores y analistas actualmente es la desaceleración del crecimiento global, por lo que luce adecuado mantener un sesgo cauteloso para los portafolios, priorizando la renta fija con grado de inversión de corta y media duración.

La libra, protagonista de una semana histórica

Marzo 11 de 2019. Sin dudas, la votación que tendrá lugar en el Parlamento británico el martes es el evento más importante de este mes, y podríamos decir del año, salvo que aparezca alguna circunstancia más extraordinaria.

Es que lo que se define este martes no es un aumento de tipos de interés, o una ley importante, o cambios en el gobierno. Lo que tendrá una definición es la salida de Reino Unido, una de las potencias globales más importantes de la Unión Europea, un hecho sin precedentes, y que tal vez por ello mismo genera tanta incertidumbre y en muchos casos preocupación.

Agotadas todas las instancias de negociación entre el endeble gobierno de Theresa May y los funcionarios de la UE de Bruselas, que naturalmente se hacen más fuertes al ver los desaguisados en que caen una y otra vez los británicos, lo que queda es ver si el Brexit será ordenado o caótico. Aún queda alguna pequeña posibilidad de que la salida se postergue unos meses, y también de que se llame a un nuevo referéndum, que sería lo más sensato y que, paradójicamente, es lo que nadie se anima a plantear abiertamente.

La libra Esterlina tiene entonces por delante una semana muy compleja, en la que puede verse totalmente beneficiada o seriamente perjudicada, sin paliativos y sin grises. El viernes, por caso, después de muchos titubeos, terminó en la zona de 1.3000, que a esta altura parece una zona de frontera entre una recuperación y una caída sin piso cierto.

Con un escenario como este, lo más preciso es dejar de lado a la libra para las operaciones diarias, y comenzar a buscar otras monedas, que no estén tan expuestas a las acciones de un grupo de políticos. Esta vez, el PBI de Reino Unido, y otros datos también importantes que se conocerán esta semana, no tendrán casi impacto en los precios.

De todas formas, todo el mercado estará a la expectativa: el euro no podrá escapar a una ola de euforia o de pánico que pueda afectar a la libra, y si bien recuperó posiciones el viernes sobre el cierre, el quiebre de la zona de 1.1175 podría hacerlo desbarrancar nuevamente. Cabe acotar que dicho nivel es el 61.8% de retroceso de 1.0340/1.2555, mínimo de 2017 y máximo de 2018 respectivamente, y un rebote desde allí asomaba como lógico y esperable.

Tampoco el yen estará ajeno a lo que se decida en Londres. Azuzado por un muy débil dato de empleos de Estados Unidos conocido el viernes, y una cierta búsqueda de refugio, la moneda nipona se recuperó en muy buena forma. Quienes apostaron a la baja de los pares del yen les habrá ido muy bien: el EUR/JPY y GBP/JPY observaron caídas fuertes, en especial este último, apoyado en la caída de la libra y el alza del yen.

El oro, que actúa de manera similar al yen, también se hizo fuerte en las últimas horas del viernes, recuperando 20 dólares en poco más de un día, luego de llegar el jueves a 1280 dólares por onza, un mínimo de un mes y medio.

En este contexto con tanta información, el dólar sigue liderando la elección de los inversores. La creación de empleos de febrero, como queda dicho, fue muy floja: solo 20 mil nuevas nóminas luego de 2 meses de más de 300 mil. Al respecto, cabe preguntarse que llama más la atención: si que desde un mes a otro la creación de empleo caiga de esta forma, o como nadie cuestiona la forma en que se generan los pronósticos, que siempre están en 180 mil puestos nuevos, y se equivocan ya no en 4 o 5 mil, sino en cientos de miles.

Como suele suceder los lunes posteriores a los datos de empleo, los movimientos serán medidos y escasos en la sesión de la fecha. Más aún cuando se avecina la votación del Brexit. Eso sí, si las acciones de Nueva York, que habían tenido un viernes muy duro hasta pocas antes del cierre y cerraron al alza, mantienen su rally de última hora, las oportunidades, que suelen ser escasas en días así, pueden ser muchas más. Y esta vez, en contra del dólar.

Quiero una Reunión Virtual

WhatsApp
+54 11 3294 3294

Email
hola@nowfis.com
cv@nowfis.com

La libra, protagonista de una semana histórica

Marzo 11 de 2019. Sin dudas, la votación que tendrá lugar en el Parlamento británico el martes es el evento más importante de este mes, y podríamos decir del año, salvo que aparezca alguna circunstancia más extraordinaria.

Es que lo que se define este martes no es un aumento de tipos de interés, o una ley importante, o cambios en el gobierno. Lo que tendrá una definición es la salida de Reino Unido, una de las potencias globales más importantes de la Unión Europea, un hecho sin precedentes, y que tal vez por ello mismo genera tanta incertidumbre y en muchos casos preocupación.

Agotadas todas las instancias de negociación entre el endeble gobierno de Theresa May y los funcionarios de la UE de Bruselas, que naturalmente se hacen más fuertes al ver los desaguisados en que caen una y otra vez los británicos, lo que queda es ver si el Brexit será ordenado o caótico. Aún queda alguna pequeña posibilidad de que la salida se postergue unos meses, y también de que se llame a un nuevo referéndum, que sería lo más sensato y que, paradójicamente, es lo que nadie se anima a plantear abiertamente.

La libra Esterlina tiene entonces por delante una semana muy compleja, en la que puede verse totalmente beneficiada o seriamente perjudicada, sin paliativos y sin grises. El viernes, por caso, después de muchos titubeos, terminó en la zona de 1.3000, que a esta altura parece una zona de frontera entre una recuperación y una caída sin piso cierto.

Con un escenario como este, lo más preciso es dejar de lado a la libra para las operaciones diarias, y comenzar a buscar otras monedas, que no estén tan expuestas a las acciones de un grupo de políticos. Esta vez, el PBI de Reino Unido, y otros datos también importantes que se conocerán esta semana, no tendrán casi impacto en los precios.

De todas formas, todo el mercado estará a la expectativa: el euro no podrá escapar a una ola de euforia o de pánico que pueda afectar a la libra, y si bien recuperó posiciones el viernes sobre el cierre, el quiebre de la zona de 1.1175 podría hacerlo desbarrancar nuevamente. Cabe acotar que dicho nivel es el 61.8% de retroceso de 1.0340/1.2555, mínimo de 2017 y máximo de 2018 respectivamente, y un rebote desde allí asomaba como lógico y esperable.

Tampoco el yen estará ajeno a lo que se decida en Londres. Azuzado por un muy débil dato de empleos de Estados Unidos conocido el viernes, y una cierta búsqueda de refugio, la moneda nipona se recuperó en muy buena forma. Quienes apostaron a la baja de los pares del yen les habrá ido muy bien: el EUR/JPY y GBP/JPY observaron caídas fuertes, en especial este último, apoyado en la caída de la libra y el alza del yen.

El oro, que actúa de manera similar al yen, también se hizo fuerte en las últimas horas del viernes, recuperando 20 dólares en poco más de un día, luego de llegar el jueves a 1280 dólares por onza, un mínimo de un mes y medio.

En este contexto con tanta información, el dólar sigue liderando la elección de los inversores. La creación de empleos de febrero, como queda dicho, fue muy floja: solo 20 mil nuevas nóminas luego de 2 meses de más de 300 mil. Al respecto, cabe preguntarse que llama más la atención: si que desde un mes a otro la creación de empleo caiga de esta forma, o como nadie cuestiona la forma en que se generan los pronósticos, que siempre están en 180 mil puestos nuevos, y se equivocan ya no en 4 o 5 mil, sino en cientos de miles.

Como suele suceder los lunes posteriores a los datos de empleo, los movimientos serán medidos y escasos en la sesión de la fecha. Más aún cuando se avecina la votación del Brexit. Eso sí, si las acciones de Nueva York, que habían tenido un viernes muy duro hasta pocas antes del cierre y cerraron al alza, mantienen su rally de última hora, las oportunidades, que suelen ser escasas en días así, pueden ser muchas más. Y esta vez, en contra del dólar.

Los datos de empleo frenaron al dólar, ¿por cuánto tiempo?

Marzo 8 de 2019. Si bien se esperaba una caída en la creación de empleos en febrero, después de dos meses con más de 300 mil nóminas creadas, la cifra conocida fue realmente decepcionante para los mercados, con 20 mil nuevos puestos de trabajo generados el mes pasado.

De inmediato, el dólar perdió vuelo, aunque no en la medida que pudo hacerlo en otras oportunidades, cuando lucía frágil y cualquier dato no del todo convincente lo hacía caer violentamente.

De todas formas, la semana que termina deja no solo esta nota como dato relevante, sino que las cifras de empleo solo han sido unas más dentro de un conjunto de anuncios que posicionar al dólar como ganador de este mes.

En opinión de quien suscribe, el cambio de postura del Banco Central Europeo, luego de la reunión de política monetaria que sostuvo el jueves, es lo más importante de estos días. El BCE dejará sin cambios la tasa de interés durante 2019, luego de haber anunciado que la aumentaría al finalizar el verano europeo, y luego de varios años de mantener tipos de interés en cero.

Pero así como la reunión del BCE fue lo más importante de esta semana, los mercados estarán muy pendientes, en los próximos días, de todo lo que suceda en torno al Brexit. Por lo visto, y pese a que parecía que habría alguna solución de último momento, la salida de Reino Unido de la Unión Europea será más caótica aún que el proceso que, desde julio de 2016, se viene llevando a cabo a tal fin.

La libra Esterlina está en el centro de atención de los inversores. No parece ser buen negocio operar con esta tan tradicional y sólida moneda cuando faltan horas para que tenga lugar la votación que puede determinar cual desprolija será la salida. Y si hubiera algún milagro, que cada tanto hay alguno, ver si se puede evitar, demorar o impedir dicha salida.

Lo cierto es que la vapuleada libra puede irse a las profundidades si los mercados avizoran un caos próximo. La zona de 1.1480, que en octubre de 2016 visitó la libra en un episodio nunca aclarado y que fue claramente una manipulación de precios, es el soporte que podría contener a la divisa británica si el Brexit saliera como está previsto. Cualquier modificación a esta salida sería bien vista por los mercados, que la podrían llevar a 1.4000. Una diferencia de 2500 puntos para una situación que no admite grises.

Respecto al euro, después de llegar a un mínimo desde junio de 2017 con los comentarios del BCE, parece estabilizarse. El quiebre de 1.1175, soporte que no fue muy publicitado, pero que representa nada menos que el 61.8% del mínimo de 2017 (1.0340) hasta el máximo de 2018 (1.2555), no será sencillo. Una medición de tanto tiempo, apreciable en gráficos mensuales, amerita un rebote que podría llevarlo por encima de 1.1400 sin invalidar la caída anterior, para volver sobre este soporte y vencerlo en una segunda instancia. La semana que se inicia puede ser definitoria en este sentido.

El yen, por su parte, volvió a cumplir su rol de refugio, y al igual que el oro se alejó de mínimos de varias semanas. El mal humor global respecto a los mercados emergentes, y que está haciendo que grandes inversores se vayan de estas economías para volcarse a papeles chinos, encendió una alarma que le dio fuerza al yen, y también a la onza. Este clima, enrarecido en este aspecto, también impactó en forma negativa en Wall Street, que tuvo tres días consecutivos negativos, en especial el jueves 7.

La semana que se inicia tiene una agenda cargada de datos que, si bien no suelen mover al mercado en forma decisiva, sí sirven para consolidar tendencias. Es por ello que el dólar parece tener un camino despejado para ganarle nuevamente al euro, a la libra y a las monedas “commodities”, sobre todo a partir del miércoles.

Los datos de inflación mayorista y minorista, las ventas minoristas, las órdenes de bienes durables, entre otros, son informes que volcarían de nuevo la balanza a favor del dólar.

Aunque, por esta vez, todo parece indicar que la expectativa de los mercados, y por qué no de la opinión pública internacional, estará puesta en una situación que transita por caminos no cartografiados: el Brexit.

Quiero Info

1
Hola, en que podemos ayudarte?
Powered by