Ideas para Emprender

En el día de hoy hablaremos a cerca de las ideas para emprender.

Hay muchas personas que buscan esa idea perfecta que cumpla con sus expectativas de realización, rentabilidad y capacidad de inversión.

Para poner en marcha un negocio propio puedes tener muchas ideas para emprender o una sola; pero sin importar la cantidad que sean, lo que sí va a resultar determinante entre otros factores para el éxito del proyecto, son aspectos tan básicos como la formación relacionada con la industria por la que te interesas y también podemos añadir la experiencia, lo cual haría una combinación perfecta.

Otro punto importante a tener en cuenta es que un negocio de éxito necesita estar rodeado de ideas para emprender, pero materializarlas y ponerlas en acción es otro tema que requiere conocimiento acerca de:

  • Liderazgo
  • Finanzas
  • Inversiones
  • Ventas/Marketing
  • Creatividad e Innovación

Sueños hechos realidad
“Si tu no trabajas por tus sueños, alguien te contratará para que trabajes por los suyos”, esta es la afirmación de Steve Jobs, una persona que supo trabajar por sus sueños, a pesar de muchísimas adversidades, llegando a lo más alto de la cima. Su historia demuestra que nada es imposible, y que todo el mundo que quiera puede alcanzar su sueño.

Queremos darte algunas ideas para emprender un negocio, pero consideramos que lo primero que debes hacer es saber cuál es tu pasión.

Encuentra tu pasión
Antes de hacerte un listado de las ideas para emprender un negocio, consideramos que es necesario que hagas un ejercicio de búsqueda. Pero no mirando estadísticas o datos económicos. Sólo tienes que mirar en tu interior y preguntarte, “¿cuál es mi pasión?” Parece un ejercicio fácil, pero no lo es. Todo lo contrario, requiere tiempo y capacidad analítica. Da igual que sea el deporte, el campo, las plantas, las mascotas o la música. Cuando trabajas o emprendes algo en un sector que te apasiona, te ayuda a sobrellevar mejor los problemas que te puedas encontrar en el camino, y hace que el esfuerzo no se convierta en una obligación, sino en una motivación. Emprender es una carrera de fondo, en la que la pasión es una gran aliada.

Elige las que más te apasionan y tómate un tiempo para pensar de qué manera podrías mejorarlas y así crear un emprendimiento sumamente novedoso, atractivo y rentable a partir de ellas. Éstas son algunas de las ideas para emprender

-Trabajar con Internet desde casa.
-Comercialización de artículos usados o de segunda mano
-Fabricación de Velas / Manualidades / Organización de Fiestas Infantiles / Costura y Confección
-Desayunos, almuerzos, meriendas a domicilio
-Servicios de limpieza de casas y edificios / Limpieza de tanques cisterna para casas / Servicios de recolección de basura / Limpieza de carreteras
-Academias de Football
-Grabación ó Filmación de Eventos
-Transporte Escolar
-Lavandería
-Diseño de Jardines
-Restaurante y Curso de cocina para niños o turistas
-Criaderos de perros de raza
-Asistencia Informática 24 horas
-Traducción de Cd
-Diversión para ancianos y personas solas
-Creación de cuentos, fábulas o historias personalizadas
-Alquiler de castillos inflables y anexos para fiestas infantiles

Éstas y muchas más ideas con pasión, constancia y mucho trabajo harán que tu emprendimiento sea un éxito.

 

Invertir hoy en inmuebles

Invertir en inmuebles hoy en Argentina es enterrar la plata -dice sin sobresaltos-; el sistema con el que se construye en el país es terriblemente ineficiente. Si algún cliente quiere invertir en ladrillos -agrega- le aconsejamos hacerlo en otros mercados. Contando todos los costos impositivos, Argentina es muy cara y con una renta pobre».

Para Sardáns, el mercado inmobiliario (como inversión, no como bien de uso propio) «no se mueve ni se va a mover con estos valores por m2». Por eso, augura una brusca caída de precios que lleve los actuales US$ 2.200 por m2 a valores más equiparables a otros mercados donde cuesta US$ 1.000 el m2.

«Cuando alguien invierte en inmuebles, tiene que mirar eso como un bono; si no lo mira así, está jodido», sintetiza.

En ese sentido, admite que muchos clientes le piden detalles sobre la evolución de una inversión financiera, pero esos mismos clientes no saben si la inversión que hicieron en ladrillos fue rentable o ruinosa.

Incluso su mirada es crítica en relación a una reactivación del mercado del usuario final vía créditos hipotecarios: «a estos valores del m2, llegar a una vivienda es muy complicado».

– ¿El alto costo de la construcción a qué se debe, a una mala gestión, a la mano de obra…?
Creo que es el sistema integralmente; la mano de obra es evidente que está mal utilizada si la pongo a hacer una pared con ladrillos y luego a romperla para pasar un caño de luz. Hacer una loza lleva tiempo de fraguado y el tiempo siempre es dinero. No hay mucho misterio: miremos cómo construyen en otros países en tiempo y costos…

– Entonces, ¿invertir US$ 100.000 en inmuebles es un mal negocio?
Muy malo. Con suerte dará en una renta del 4% anual y a la hora de venderlo nadie te garantiza no perder plata. Yo te aconsejaría que guardes el dinero en una caja de seguridad antes que eso.

Qué hace FDI
FDI es una empresa con un equipo de 23 personas en Buenos Aires cuya misión es gerenciar patrimonios. «Nuestro modelo de servicio es “Fee-Based” (muy usado en EE.UU. y Europa pero casi inexistente en la región): los ingresos provienen 100% de los honorarios que pactamos con cada cliente en particular. Es un sistema opuesto al aún existente en la región donde las compañías de asesoramiento financiero basan sus ingresos en las comisiones que reciben de las instituciones financieras por la venta de sus productos. Esto puede provocar que determinados productos puedan ser recomendados más por las comisiones que generan que por el beneficio que tiene para el cliente», explican.

En ese camino, aseguran que «el resultado para el cliente es la tranquilidad de saber que, cuando recomendamos una inversión, una operación o un instrumento financiero es porque estamos convencidos que es lo mejor para él».

Una de las tareas frecuentes de FDI es constituir fideicomisos que «blinden» un patrimonio de ataques de terceros, sean éstos exesposas, supuestos herederos o demandas varias tan corrientes en hoy en día.

«Nuestro trabajo es ideal hacerlo cuando está todo bien y previendo situaciones futuras. Si uno viene a hacer un fideicomiso después de mandarse una macana, eso es suceptible de ser invalidado», aclara Sardáns.

Cerrar negocios durante un evento networking

El networking es una práctica en alza entre empresarios y emprendedores, para tratar de impulsar su negocio. Un estudio reciente muestra que el 52% de los profesionales encuestados ha cerrado algún tipo de acuerdo beneficioso para su negocio durante una reunión de networking. Consejos para iniciar una conversación

Sin embargo, son muchas las personas que no saben como enfrentarse a una sesión de networking. Iñaki González, Técnico de Recursos Humanos en Fundación Hospital Calahorra, ofrece una serie de consejos para planear la participación en este tipo de eventos, con un capítulo dentro del libro ‘Red de Contactos: Consejos, ideas y trucos para conseguir empleo en el 2015’, coordinado por el portal de empleo Infojobs.

Para ello, el experto se basa en los cinco principios Lean, desarrollados en los años 90 por J. P. Womack y D. T. Jones.

1. Objetivo

Lo primero que hay que tener claro es qué se quiere conseguir. Hay que crear un discurso de presentación, de dos o tres frases, que sea atractivo, para demostrar al interlocutor que se es un buen candidato para mantener una conversación de cinco minutos. Dependiendo de los objetivos marcados, hay que preparar una estrategia más agresiva o menos, según el tiempo del que se disponga o de las personas presentes.

Además, hay que hacerse tarjetas de visita, ya que cada interlocutor puede hablar con mucha gente, y al final del evento lo único que va a tener son los datos de contacto.

2. Recopilación de contactos

Hay que crear bases de datos con todas las personas que se conocen. Después debe priorizarse con quién se quiere contactar primero. Las personas con las que ya se tiene contacto previo, ya sea telefónico, o a través de las redes sociales, es más fácil acceder a ellas.

3. Planificación

En la actualidad, en cualquier ciudad, se celebran decenas de eventos en los que es posible hacer networking. Por ello hay que seleccionar cuidadosamente aquellos en los que es más interesante estar, ya sea por los asistentes o por los temas a tratar. En estos eventos hay que dar y recibir. Es bueno pedir consejo, y opinar sobre los temas que se tratan en cada momento. Cada encuentro es una oportunidad para demostrar conocimientos sin perdir nada a cambio. Se trata de sembrar, y si se hace bien, ya llegará el momento de cosechar.

4. Escuchar

Escuchar bien es tan importante como hablar bien. Hay que preguntar a los interlocutores, demostrar interés… Una buena escucha activa puede dar con la clave de lo que el interlocutor necesita, y ese es el momento de ofrecérselo.

5. Mejora continua

Lograr cerrar negocios a través del networking no es fácil, requiere paciencia. Hay que adoptar una visión a medio o largo plazo, cultivando una red de contactos para toda la vida, y tarde o temprano llegarán las oportunidades. Hay que estudiar el mercado, planificar la estrategia, ser constante, y aprender de los errores que se vayan cometiendo.

http://www.eleconomista.es/emprendedores-pymes/noticias/6683414/05/15/Cinco-claves-para-tener-exito-durante-un-evento-networking.html#Kku83CcpPJEmGoFw

El reto de comprar una segunda casa

Tener una casa propia es el sueño de muchos mexicanos, pero hablar de comprar una segunda propiedad no es algo que esté al alcance de todos los presupuestos.

Recientemente se aprobaron cambios a la Ley Infonavit para que los derecho habientes tengan la posibilidad de obtener un segundo crédito. Esta opción, según indica el en instituto, podría estar al alcance de los trabajadores a partir de mayo, cuando concluya la revisión de los lineamientos para el préstamo.

Antes de solicitar un segundo crédito hipotecario, ya sea con Infonavit o con algún banco, los expertos recomiendan considerar algunos aspectos para evitar que tus finanzas personales y tus planes de inversión se vean afectados.

1. ¿Es conveniente comprar una segunda casa, vender la primera y mantener vivo el segundo crédito?

Octavio Novelo, de Casa Chilanga.com explica que tramitar un segundo crédito hipotecario para mudarse a una casa más grande (o más pequeña) puede ser una situación favorable pues las viviendas deben siempre cumplir con las necesidades que tienes a lo largo de tu vida.

Bajo esta lógica debes considerar que si tu familia crece necesitarás más espacio y, por el contrario, si tus hijos se van de casa es probable que te quedes viviendo en un lugar muy grande para ti y tu pareja en la que el mantenimiento sea caro.

En esta situación, si ya terminaste de pagar tu primer crédito puedes tramitar una segunda hipoteca en dos escenarios:

Conseguir el segundo préstamo, mudarte a tu nueva casa y poner en venta tu casa ‘vieja’ y con ello liquidar el préstamo de inmediato o…

Utilizar el dinero de la venta para la inversión de algún negocio o para tomar un viaje, lo importante es que si decides utilizar el dinero en otra cosa y mantener tu segundo crédito estés seguro de que podrás hacerle frente en su totalidad.

2. ¿Conviene tener dos casas?

Comprar una segunda casa para heredar en vida la primera a tus hijos o padres es una inversión muy noble, pero debes estar consciente de que adquirirás un nuevo compromiso de crédito por un tiempo prolongado, afirma Marco Carrera, vocero de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

3. ¿Realmente estás listo para una casa de descanso?

Tener una casa en otra ciudad para poder vacacionar o ir de fin de semana puede ser una idea atractiva, pero toma en cuenta que es probable en total que pases ahí más de uno o dos meses al año, mientras que deberás pagar mantenimiento completo.

“Una casa que no se utiliza se deteriora más rápidamente que una habitada, si tienes una residencia de descanso puedes contemplar la opción de rentarla de manera temporal para costear el mantenimiento u optar en su lugar por una propiedad fraccionada, un esquema en el que tienes derecho a vivir algunas semanas en una casa determinada por tiempo indefinido”, explica Octavio Novelo.

4. ¿Eres candidato para una segunda hipoteca?

La mayoría de los bancos tienen tres reglas de oro en cuanto a créditos hipotecarios:

a) El acreditado debe ser menor de 64 años y 11 meses

b) La edad del acreditado sumada al plazo del crédito no debe exceder 70 años. Es decir, si tienes 60 años y quieres un crédito a 15 años será difícil que lo concedan.

c) La vida útil del inmueble debe ser mayor a 1.5 veces el plazo del crédito. Las propiedades en México tienen una vida útil de 70 años, lo que indica que comprar una vivienda de más de 50 años a un plazo de crédito de 15 años (por ejemplo) será una misión imposible.

5. ¿Cómo pagarás?

“Hay que evitar hacer cálculos a la ligera pues tener una segunda hipoteca con una mensualidad más alta que la primera puede provocar una situación de endeudamiento severo ya que el proceso para vender una primera propiedad puede ser muy largo”, advierte Marco Carrera.
enbuscadecasa.com

Networking sin dolor

Todos escuchamos que hay que hacer networking.

Y el networking es algo bueno. Las redes de contactos que vamos formando a lo largo de la vida pasan a ser uno de nuestros activos más valiosos. Todos necesitamos de los demás: inversores, clientes, usuarios, mentores, proveedores, etc.. Qué mejor que recurrir a nuestros propios contactos ?

A los que estamos en el mundo empresarial o profesional, nos llegan invitaciones para eventos de networking todo el tiempo.

La realidad nos muestra que hay gente que naturalmente disfruta ir a uno de estos eventos y hablar con mucha gente, y hay personas (cada vez descubro que somos más) para las que «hacer networking» no es algo natural y sin esfuerzo. Para ellas va este post.

Me refiero a los introvertidos, que sentimos ansiedad cuando queremos hacer networking, nos resulta difícil, nos hace dudar de nosotros mismos decir «el networking no es para mí».En fin, sensaciones con las que muchos se identificarán.

Yo era una de esas personas y superé estas ansiedades por un tema tanto de crecimiento personal como de conveniencia para mis proyectos. Para lograr esto, leí cuanto artículo encontré. En particular encontré un libro que me cautivó de entrada por el nombre: «Odio el Networking (pero lo necesito)» de Devora Zack. Este título me hablaba a mí. Lo recomiendo.

Hoy puedo decir que he desarrollado técnicas que me resultan efectivas (hasta hay gente que me dice que soy buena hacienda networking!), ya no me cuesta, y lo disfruto! Estas son las técnicas que paso a detallar.

Algunas consideraciones generales:

Qué es el networking?

Es crear relaciones de trabajo productivas de largo plazo, que generan oportunidades. Como en todas las relaciones, esto es algo que se construye.

Qué no debe ser el netwoking?

No es hacer autobombo, ni vender (hay otras instancias para esto), ni hacerme «amigos por conveniencia». Y el networking no es sólo para extrovertidos, todos podemos lograrlo.

Mis recomendaciones:

ANTES:

Elegir a qué eventos de networking ir, y prepararse con anticipación:

· Averiguar quién va, y si es posible combinar para ir con alguien con quien me sienta bien. Una vez llegado al evento, separarme de esa persona para poder aprovechar a hacer contactos nuevos.

· Tener un objetivo alcanzable y cuantificable. Con alcanzable y cuantificable me refiero a no pretender hablar con el keynote speaker de un evento de 4000 personas, que muy probablemente sea inaccesible para mí. Ejemplos de algo alcanzable son: hablar con tres personas que no conozco, conseguir la tarjeta de dos inversores, presentarle mi proyecto a dos posibles mentores, conseguir un contacto que me presente a X persona que necesito contactar.

· Tener bien ensayado mi «pitch»: qué es lo que hago, qué es lo que busco, qué me interesa, etc. Adecuarlo a las distintas personas que me encuentro, pero pensar qué les puede interesar a ellos.

· Siempre llevar tarjetas.

· Ir vestido de forma adecuada al evento, y siempre de acuerdo a mi personalidad. No tratar de parecer alguien que no soy.

o DURANTE

· «Salir de mi cabeza»: no concentrarme en lo que yo quiero conseguir, sino concentrarme en «en qué le voy a ser útil a otra persona» (todos tenemos algo para dar). Ir con mentalidad de «a quién voy a ayudar hoy»

· Algunos tips concretos para entrar en un salón lleno de gente conversando de a grupitos: ir a la mesa del café o a la barra: esto me da temas de conversación, y agarrar una taza o un vaso me hace ir «agarrada de algo». Buscar a otras personas que estén como yo: nerviosas y buscando con quién hablar (seguro que no soy la única en esta situación). Si me voy a sumar a un grupito, elegir los de 3 o más personas. Si hay 2 personas hablando hay una alta probabilidad de que estén hablando de algo que les interesa en forma particular y que no sea oportuna mi llegada. Si son 3 personas o más, esto es más improbable.

· Nunca acaparar a alguien, hablando sin parar.

· Siempre escuchar más de lo que se habla, y que sea una escucha empática: percibir el lenguaje corporal de la otra persona. Por ejemplo si se pasa mirando para otro lado, es que se está aburriendo. Recordar que esto no es personal, puede ser que nuestro proyecto no le interese en ese momento.

· En general empezar con alguna pregunta o algo que haga sentir a las otras personas que nos interesan.

· Pedir consejos, o feedback. Recordar que a la gente le gusta ayudar.

· Usar el sentido común y la buena educación: si estoy hablando con alguien, y justo veo que entra otra persona «más importante», no cortar la conversación ni quedarse mirando a esa persona que entró. En todo caso decirle a la primera persona: «me muero por hablar con esta persona que acaba de entrar, me acompañás a contactarlo?»

· Hacer pausas para recargar. No hay que estar TODO el tiempo hablando con gente. La energía se va consumiendo. Está muy bueno hacer pausas, irse a un lugar tranquilo, y recargar las energías en la medida de lo necesario.

o DESPUÉS

· Dar seguimiento: un mail posterior diciendo que fue un gusto conocer a esa persona, mandar información que le sea relevante a la persona.

· Ser agradecido: si alguien me ayuda o me hace algún buen contacto, no olvidar agradecer en forma pública (redes sociales) o privada.

Conclusión

Recordar que ser introvertido no es algo «de lo que hay que curarse». Tenemos que aceptar nuestras características y usarlas en nuestro provecho, incluso en el networking. Para eso podemos aprovechar lo que hacemos bien los introvertidos: escuchar mucho y relacionarnos con poca gente pero en forma profunda.

Y para finalizar: recordar que hacer networking no es «hacerse amigos por conveniencia». Es un ejercicio de dar y recibir, y ojalá sentar las bases para relaciones productivas a largo plazo.

Resumiendo: todos necesitamos a los demás, y todos tenemos algo para dar. Estas cosas no se consiguen quedandonos aislados en nuestra zona de confort.

Por Sylvia Chebi  directora de Thales Lab

1
Hola, en que podemos ayudarte?
Powered by