USA: Espirito Santo Plaza, 1395 Brickell Ave. Suite 800, Miami, FL 33131.
hola@nowfis.com

Silvana Daiez Schwartzman, una madre excepcional

Generamos Riqueza para Cambiar Vidas

Silvana Daiez Schwartzman, una madre excepcional

La semana pasada, NowFis estuvo repleta de sorpresas y nos alegra poder compartir las buenas noticias con ustedes. El pasado 16 de Octubre, realizamos un sorteo especial por el Día de la madre y en agradecimiento a nuestros seguidores que nos ayudan a seguir creciendo. 

Poder contar con una madre, una abuela, una tía o alguien que nos brinde esa contención en nuestras vidas es una dicha. Una mamá es alguien que nos enseña a dar nuestros primeros pasos y nos ayuda a levantarnos cuando nos caemos. Y si somos afortunados, nos siguen acompañando, incluso cuando ya hemos crecido ¡Feliz día a todas ellas!

Este mes también es importante para todas las mujeres porque como todos los 19 de Octubre, se conmemora el Día mundial de la lucha contra el cáncer de mama con el objetivo de crear conciencia y promover que cada vez más mujeres accedan a controles, diagnósticos y tratamientos oportunos y efectivos. En NowFis, queremos reconocer y destacar la fuerza y el rol de las mujeres en la sociedad.

En esta oportunidad, queremos compartirle la entrevista que le hicimos a Silvana Daiez Schwartzman, la madre de Diego Sebastián Schwartzman, “El peque”, uno de los tenistas argentinos más exitosos de la actualidad. Su hijo comenzó a jugar desde pequeño y siempre contó con el apoyo incondicional de su familia y en especial de su mamá.

En los últimos días, “El peque”, logró ingresar al Top Ten del ATP. Con 28 años, Diego consiguió estar entre los cuatro mejores del cuadro de un Grand Slam y se convirtió en uno de los 13 singlistas argentinos de la historia del tenis de nuestro país. 

¿Qué se siente ser la mamá de “El Peque”? 

A veces, no puedo creer que ese sea mi hijo y que haya logrado todo lo que logró. Veo lo que tiene, lo que pudo hacer en en su vida y que todavía tiene, gracias a Dios, tantos años por delante. Es muy fuerte. Esto tiene muchas consecuencias porque yo tengo tres hijos más, y hay veces que hay muchos celos porque sienten que tal vez hable más de él, pero es un “diferente” Diego. Yo intento que todos mis chicos sean iguales, los amo a todos por igual, pero siempre que me preguntan, primero preguntan por Diegui. Es increíble lo que siento, no me entra en el cuerpo la emoción.

Ser la mamá de “ El peque” es increíble. Hay veces que lo miro y no creo que haya logrado todo lo que logró.

Silvana Daiez Schwartzman

A  principios de la cuarentena, Silvana pudo pasar más tiempo con su hijo

Desde los 15 años, no lo tenía más de 10 días conmigo y estuve conviviendo con él desde que empezó la cuarentena, y es como que conocí a otro hijo. Alguien maduro, alguien que es increíble, dadivoso, humilde, siempre dispuesto a todos lo que lo llaman. Para todo está. Para hacer donaciones, para lo que la gente le pida siempre está.

¿Cómo fue su niñez?

Desde el día que quedé embarazada yo supe que él iba a ser un ser diferente, ese fue un momento muy difícil para mí no teníamos un centavo, pero yo decidí seguir adelante con él. Cuando él nació con sus ojitos abiertos, ese 16 de agosto, el médico me dice “Mirá, no llora”. Siento que nació como mirando al mundo, a la vida y agradeciendo que estaba en él, que formaba parte de este mundo.

Silvana también nos contó acerca de su mamá

Toda mi vida trabajé, desde los 17 años, viajaba con mi mamá a buscar las colecciones de ropa a Europa, hasta dos veces por año. Ella tenía un gusto exquisito y a mí me encantaba, siempre me traía toda la ropa a mi, porque a mis hermanas no les interesaba y yo era siempre muy coqueta. Me encantaba la ropa, tengo compulsión por la ropa. 

Adquirí de ella lo luchadora, porque mi vieja también cayó en un momento en el que no teníamos ni para comer. Me acuerdo que en esa época le habían prestado un DKW y le ponían cajones de verdura, y a mí me decía que era la nueva moda, que se usaban los autos así. Entonces íbamos con dos cajones de verdura delante y nosotras atrás con mis hermanas, pensando que era “canchero”.

Otra anécdota, es que venían a embargar las cosas y mi mamá me decía que eran amigos de ella a quienes les regalaba las cosas, para que nosotros no supiéramos. Es un poco de lo mismo que hice con mi familia. Pero, yo siempre mantuve todo alto, mi cabeza alta, para nunca en la vida dar lastima. Por eso a Diego, cuando era chiquito, y le decían “¿Este que es tan chiquito a dónde va a llegar? Siempre le decía “Mijito usted va siempre a llegar a lo más alto que se proponga, olvídese de su altura, de su tamaño; siempre va a estar ahí arriba porque usted tiene todo para ser bueno”.

¿Cómo está conformada tu familia?

Gracias a Dios tengo una familia hermosa. Tengo cuatro hijos, Andrés, que es el más grande, con dos nietos. Ellos son lo máximo que tengo en la vida: Leon y Ella, son quienes me dan la alegría de vivir y que cuando estoy mal, miro la foto de ellos y se me va pasando toda la tristeza y todo lo que estamos pasando. 

Después, tengo a Natu, que se casó hace poco con el Chelito, son divinos. Lo tengo a Matungo, qué es lo máximo de la vida, es como mi extensión, somos como amigos de verdad. Después, está el Mollinito Diegui, a quién ya todos lo conocen y ahora se incorporó Euge, es una divina, que lo ama y que lo cuida. Es una familia muy linda.

¿Qué lugar ocupa la fe en tu vida?

Yo creo mucho. Fui al templo muchos años de mi vida, después cuando murió mi papá deje de ir, y ahora también desde que falleció mi mamá, lo que fue un golpe tremendo para mí. Yo creo que es lo que no me permite poder estar todos los días de mi vida feliz, siempre me agarra el bajón. Me marcó algo tremendo lo de mi mamá, no puedo creer que no esté. Estar disfrutando todo esto que estamos viviendo con Diego, con Andrés y con sus dos hijos, con Natu y su casamiento con Matías con sus proyectos… es como que me cuesta muchísimo lo de mi mamá. Ahora empecé a prender las velas, todos los viernes prendo las velas y pido a mí forma, pero pido por todos. Tengo mucha fe.

¿Qué significa el deporte para vos?

Me fascina el tenis, y no solo mi hijo, todos. A veces, en los torneos donde no juega mi hijo me ven y me preguntan qué hago ahí y respondo que “igualmente voy a ver siempre los torneos, es una fascinación que tengo por el tenis”. A veces me pregunto si mis hijos estarán contentos de la mamá que tienen, por ser tan deshinibida, pero es la que les tocó y que intenten disfrutar de mi así como soy.

Te invitamos a seguir leyendo nuestros post:

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1
Hola, en que podemos ayudarte?
Powered by