¿Quién es el beneficiario de un seguro de vida?

El objetivo principal de contratar un seguro de vida es asegurar un capital para cubrir posibles imprevistos y garantizar la tranquilidad económica de nuestros seres queridos en el futuro. Pero ¿Quién puede ser designado como beneficiario?

Cuando se contrata un seguro de vida, el beneficiario es la persona designada por el asegurado para recibir el pago de la prestación asegurada en caso de  fallecimiento. 

En este sentido, debemos comprender y distinguir tres conceptos claves a la hora de contratar un seguro de vida:

-Tomador: Es decir, la persona que contrata el seguro de vida y asume las obligaciones vinculadas a ese contrato, como el pago de la cuota.

-Asegurado: Es la persona física sobre la vida de la cual se estipula el seguro.

-Beneficiario: Es la persona o personas designadas por el tomador en la póliza que percibirán las indemnizaciones correspondientes en caso que corresponda.

A continuación, desarrollaremos un poco más acerca de la figura del beneficiario:

-El asegurado designa a los beneficiarios, por tanto, cualquier persona puede tener la condición de beneficiario de un seguro de vida, independientemente de que tenga relación de parentesco o no con el asegurado.

-Los beneficiarios pueden ser designados por el asegurado de dos formas: Por una parte, de forma expresa (con nombre y apellido) y por otra parte, de manera genérica (cuando no se hace la designación refiriéndose a personas concretas, sino que sólo indica su parentesco, como por ejemplo, hijos, cónyuge, herederos, entre otros).

-Además, puede que el asegurado no designe a los beneficiarios del seguro de vida de forma genérica, ni de forma expresa. En este caso, se aplicará un orden previamente establecido y comunicado.

Generalmente, en primer lugar, el beneficiario sería el cónyuge superviviente. Si este faltase, los beneficiarios serían los los hijos supervivientes del asegurado por partes iguales. En caso de no haber hijos o no estar vivos, los beneficiarios serían los padres del asegurado (En partes iguales o el superviviente por la totalidad). Así también, pueden ser los herederos legales de la persona fallecida.

-Asimismo, es posible cambiar o modificar, en cualquier momento, la designación de beneficiario o beneficiarios de un seguro de vida mientras la póliza se encuentre en vigencia.

-Por su parte, los menores de edad también pueden ser beneficiarios de seguros de vida, pero si son menores de 16 años o no están emancipados legalmente, será su tutor legal el que deba gestionarlo (O la persona designada en un testamento, según corresponda) y rendir cuentas al menor cuando alcance la mayoría de edad.

Comprar un seguro de vida no es como la mayoría de las otras compras. Cuando paga sus primas, está comprando protección y seguridad financiera para su familia que sólo el seguro de vida puede proporcionar. No dudes en asesorarte. 

Te invitamos a participar de nuestra conferencia  Conviértete en un Referidor Exitoso. Ganá dinero sin vender, ni invertir con nuestro exclusivo Programa de Referidos. 

Ideal para personas que quieran obtener un importante ingreso adicional. No es marketing multinivel. No se necesita inversión. No tiene cuotas de mantenimiento. Es una excelente oportunidad para iniciarse en la industria financiera. ¡Te esperamos!

Quiero Info

Continúa leyendo nuestros post: