USA: Espirito Santo Plaza, 1395 Brickell Ave. Suite 800, Miami, FL 33131.
+1 786 375 9034
hola@nowfis.com

¿Puede ser el sistema de franquicias una buena forma de expansión para tu negocio?

Generamos Riqueza para Cambiar Vidas

¿Puede ser el sistema de franquicias una buena forma de expansión para tu negocio?

Por María Rioja, Abogada-Socia de Cuota & Rioja Abogados

En los tiempos que corren, es complicado que un negocio funcione. Sin embargo, existen negocios exitosos que ven reducidas sus posibilidades de expansión por el temor a no querer arriesgar y por preferir guardar esas ganancias como colchón por si vienen tiempos peores.

Maria-Rioja1Pero si realmente el negocio funciona y hay ganas de emprender… ¿Por qué no plantearse un modo de expansión a través del sistema de franquicias?
La franquicia se puede definir como un sistema de colaboración en la que se comercializan productos, servicios o tecnologías basado en una estrecha y continuada cooperación entre empresas legal y financieramente independientes, el franquiciador y sus franquiciados individuales.
Con la franquicia, el franquiciador concede a sus franquiciados el derecho a utilizar su marca comercial y su «saber hacer» empresarial a cambio de cierta remuneración económica, por un tiempo limitado y en un territorio determinado.
Si optamos por esta opción de expansión, lo primero que tenemos que hacer es saber elegir al posible franquiciado, primando su actitud y profesionalidad y que por supuesto reúna los requisitos exigidos por el franquiciador y que convenza y aporte valor al negocio. Hay que saber elegir que candidato es el adecuado para mi negocio.
También se necesita capital, esta necesidad se ve subsanada con la aportación del franquiciador, ya que no hay que olvidarse de que el franquiciador es un empresario independiente vinculado a nosotros con un contrato, pero independiente. El franquiciado pagará un canon (fijo o variable, a convenir según los casos), que responde al pago por la adhesión al sistema integrado de la red de franquicias, que supone a la vez una contribución al franquiciador por la creación de dicho sistema así como un precio que hay que pagar por dar a conocer “las tripas” y secretos del negocio en cuestión.
Por otro lado, corre por cuenta del franquiciador el montaje del negocio bajo las directrices del franquiciador, con lo que se minimizan los gastos de tener que montar otra sucursal, otra tienda…etc.
De esta forma, expando mi negocio a través de la franquicia, y obtengo ventajas por ello, sin olvidar que también supone ventajas para el franquiciado ya que mientras mi negocio ha tenido que rodar hasta funcionar, se ha hecho con un nombre, una marca y un prestigio y un reconocimiento por parte de los clientes, el franquiciador inicia un negocio consolidado y que funciona, lo que repercute también en unas cuentas financieras saneadas y ventajosas en comparación con el que empieza un negocio de cero.
El franquiciador deberá proporcionar a los franquiciados la formación inicial necesaria, así como una asistencia técnica y comercial continuada durante toda la validez del contrato.
La red de franquicias como forma de expansión debe basarse en un negocio de éxito probado, lo que implica que el franquiciador debe haber explotado con éxito un negocio durante un tiempo razonable.
La franquicia permite al franquiciador una rápida penetración de su negocio en el mercado a la vez que permite mayor divulgación y presencia del mismo con bajos costos y puede suponer una renovación constante del negocio.
Para el franquiciado supone conocer el negocio antes de lanzarse a la nueva aventura empresarial, conocer el éxito del mismo, comprobar que funciona, simplificación en cuanto a la gestión del negocio, ya que el franquiciador le da las pautas de cómo llevar el negocio, menores costos que si montara un negocio por su cuenta desde cero y reducción de riesgos que conlleva el comenzar un negocio. Otra de las ventajas a tener en cuenta es que a la hora de poder obtener financiación, el banco puede analizar y comprobar el éxito del negocio que se va a franquiciar, ya que es un negocio que ya está en funcionamiento, con lo que las posibilidades de obtener crédito aumentan al comprobar el éxito del negocio.
Como desventajas señalar que el franquiciador pierde un poco de control sobre el negocio, así como también deja de percibir parte de las ganancias de su negocio, por que como es obvio, las percibe el franquiciado, quien a su vez, además del riesgo en el que asume por la inversión que realiza, posee menor libertad a la hora de llevar su negocio, ya que se encuentra sometido a las directrices y pautas que le son marcadas por el franquiciador.
La franquicia como estrategia de distribución permite controlar la expansión de un negocio de manera más sencilla y rentable que otras opciones, pudiendo aprovechar las economías de escala con mayor rapidez.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1
Hola, en que podemos ayudarte?
Powered by
Follow by Email
Facebook
Facebook
LinkedIn
Instagram