USA: Espirito Santo Plaza, 1395 Brickell Ave. Suite 800, Miami, FL 33131.
+1 786 375 9034
hola@nowfis.com

Las formalidades financieras de la franquicia.

Generamos Riqueza para Cambiar Vidas

Las formalidades financieras de la franquicia.

La franquicia en España se establece como una relación empresarial en virtud de la cual franquiciador y franquiciado mantienen una serie de obligaciones y derechos. Mientras que el franquiciador estará obligado a una transmisión de experiencias, a la cesión de uso de derechos de marca y a la prestación de una asistencia continuada, el franquiciado tendrá derecho a explotar la franquicia a cambio de unas contraprestaciones financieras.

En definitiva una franquicia se asienta bajo una serie de formalidades financieras que permitan al franquiciado poder acceder a las ventajas que le otorgarán su posición en el seno de la red y al franquiciador ver convenientemente rentabilizada su función asistencial y formativa.

Dentro de la financiación e inversión de franquicias, la franquicia representará para el franquiciador una muy amplia relación de conceptos de ingreso, los cuales compondrán el denominado cuadro de obligaciones financieras al que tendrán que atender los franquiciados.

Como principales obligaciones financieras destacaremos las siguientes:

Derecho de entrada o de integración.

Es la cantidad que el franquiciador percibirá en contraprestación a la concesión de la franquicia y a los servicios de asistencia a la apertura y puesta en marcha que prestará al franquiciado.

Se desembolsa a la firma del contrato de franquicia, aunque si bien puede ser objeto de pagos anticipados a cuenta realizados con la firma de precontratos o acuerdos de intención.

El derecho de entrada se desembolsa a fondo perdido y suele realizarse con el primer otorgamiento de la concesión y no en sus sucesivas prorrogaciones. No obstante, algunas franquicias sí plantean pagos de nuevos derechos de integración con las renovaciones sucesivas del contrato. Estos pagos suelen ser más reducidos y servirán para dar cobertura tanto a la prorrogación de los derechos de concesión, como a los costes de nuevo adiestramiento, proyectos de renovación de imagen y cualquier otro servicio preciso para la adaptación de la franquicia a las técnicas, sistemas y procesos en vigor en el momento de la renovación.

Por lo general serán cantidades idénticas en todos los mercados de exclusiva, aunque podemos encontrar franquicias que presenten derechos de entrada variables de acuerdo al potencial de mercado de la zona exclusiva concedida.

Royalty de explotación o de funcionamiento.

Constituye la contraprestación financiera a la asistencia continuada que el franquiciado recibirá del franquiciador durante toda la vigencia del contrato.

Suele plantearse como un porcentaje sobre las ventas del franquiciado o como cantidades fijas. No obstante pueden establecerse en muy diversos formatos y modalidades (porcentuales sobre compras o beneficios, crecientes o decrecientes, variables por módulos, mixtos,…).

Por lo general su desembolso se realiza con periodicidad mensual, aunque también podemos encontrar franquicias que lo plantean trimestralmente.

Serán idénticos para la totalidad de los franquiciados de la red ya que al representar una contraprestación a la asistencia de gestión, de no ser así se estaría incurriendo en una perjudicial e injustificada discriminación entre franquiciados.

Canon de publicidad.

Este canon es la aportación que el franquiciado realizará periódicamente al fondo institucional de marketing de la cadena.

Por lo general se tratará de una cantidad proporcional a la cifra de negocio o una cantidad fija que todos los franquiciados cubrirán por igual.

Otros royalties.

Las franquicias pueden plantear otros tipos de royalties a modo de contraprestación financieras a determinados tipos de servicios. Así podemos encontrar cánones de gestión cuando es el propio franquiciador quien se ocupa de esta faceta y el franquiciado únicamente desarrolla una función inversora.

También podemos encontrar royalties de decoración cuando las unidades de la red establecen un sistema rotatorio de elementos decorativos. O royalties de litigios, cuando los franquiciados generan fondos integrados por la aportaciones de todos ellos para la cobertura de los litigios que puedan derivarse de su responsabilidad en el ejercicio de su función.

Inversión de apertura.

En realidad constituye la primera formalidad financiera que se requerirá de cara a la concesión de la franquicia en tanto el franquiciado tendrá que abordar los costes precisos para la configuración y apertura de la unidad de negocio en los términos establecidos por el franquiciador.

Obligaciones de compra.

El franquicador podrá definir y delimitar las fuentes de abastecimiento de la red y establecer los precios de compra para el abastecimiento de sus puntos de venta. Es indiferente que sea el propio franquiciador quien realice las funciones de suministro o que éstas simplemente las concierte con proveedores externos homologados. En este último caso, será este proveedor quien convendrá con el franquiciador el precio y las condiciones de compra en las que se llevará a cabo el aprovisionamiento.

Es por ello por lo que las compras del franquiciado se convierten en definitiva en una formalidad financiera más de este tipo de relaciones empresariales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1
Hola, en que podemos ayudarte?
Powered by
Follow by Email
Facebook
Facebook
LinkedIn
Instagram